Baños de Carmen

“Algunos colegas ni siquiera saben que estoy en Málaga”

Christian Braune vive en Málaga, cerca del Mar Mediterráneo, en una zona nueva y moderna. Le gusta vivir con su esposa y sus tres hijos en un ambiente donde hay muchas familias jóvenes y pasar su tiempo con ellos. Braune es de Berlín y trabajó en Alemania después de estudiar software de diseño en Potsdam. Entre sus clientes estaban la caja de ahorros de Alemania (Sparkasse) y varias empresas de software. Desde 2006 vive en Málaga y trabaja desde casa para clientes en Hamburgo, Berlín y Múnich.

Su trabajo desde Málaga poco ha cambiado en comparación con trabajar en Alemania: “El teletrabajo me da la libertad de organizar mi día. Pero ningún programador tiene un horario de trabajo de 9 a 18, no importa desde dónde trabaja”. Christian está en contacto con sus clientes de la misma manera que otras oficinas: a través de Slack o Zoom u otros programas corporativos. La comunicación es importante, destaca Christian: “Si no estoy disponible, tengo que dar el estatus “offline”, para que los compañeros lo sepan.” Los compañeros no echan de menos que Christian no está en la oficina de al lado: “A veces los colegas ni siquiera se dan cuenta de que no estoy en Alemania, sino en Málaga. Lo notan cuando ven el sol brillante en el fondo.”
Antes del Coronavirus, Christian visitaba a sus clientes en Alemania tres o cuatro veces al año. Ya no. Aparte de eso, nada ha cambiado, excepto que ya no es un caso aislado. “Ahora mismo, todo el mundo trabaja desde casa.”

El programador también trabajó desde casa en Chile durante medio año. Ahora aprecia que tiene una base permanente en Málaga. “También he trabajado en el aeropuerto de París con mi portátil. Pero ahora disfruto estar en Málaga con mi familia”.

Buenas conexiones de Internet en Málaga

Las conexiones de Internet son buenas en Málaga, dice Braune. “Pero eso es también cuestión de diferencia entre la ciudad y el campo. Una conexión a Internet en Málaga es ciertamente mejor que una en un pueblo de Alemania.”

La familia de Christian Braune también recibe visitantes de Alemania. “A la familia y los amigos les gusta venir aquí por la proximidad al mar. A menudo intercambiamos apartamentos con amigos alemanes y nunca tenemos problemas para encontrar a alguien,” sonríe.

Esta web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de usuario.